In: Tenebrae Per Secula

8 Sep 2012

Eran las 2 de la mañana en Berlín y el frío era tal que casi no había gente en las calles. Sin embargo entre las fumarolas de vapor que emergían de las veredas y los edificios, una sombra silente se movía rauda sin mirar al cruzar. Ni siquiera era de su interés el clima. Lo único que importaba era llegar a tiempo, cruzar esa puerta y decir lo que tenía en mente. Sin embargo, desconocía su rumbo, era un extraño para esa ciudad, para el continente incluso, y lo único que lo orientaba era la salida del sol y el origen del viento, que pensaba, no debía ser distinto a Santiago, ni distinto a ningún otro lugar del mundo. Sur a Norte.
En una esquina se encontró mirando los edificios, los letreros con los nombres de las calles. “Strasse” eso debía significar “Street” o algo así, porque casi todas las calles pequeñas lo tenían. No saber el idioma era una minucia, un detalle. No tener dinero tampoco era relevante. El hambre ya había pasado a ser una sensación más junto al cansancio, el constante dolor de músculos y el ardor que el frío le producía en la marca acerada de su frente. No sentía la fatiga. Sólo sentía ira, y con eso le bastaba a su endeble cuerpo para ponerse en marcha, presuroso, angustiado.

“No… Ya lo decidí”, resonaban las palabras en su mente mientras apuraba el paso esquivando a un carro que cambiaba repentinamente de pista. No importaban esas palabras. Tenía la certeza que sus argumentos eran suficientes. Que no había chance de rebatir su posición. Y dentro de todo, algo de eso era cierto.

Saltó un charco para no mojarse los zapatos, con la mala suerte de caer en uno más grande. Ahora el dolor se había transformado en una corriente que le recorría las piernas, mojadas y en proceso de congelarse. Decidió detenerse. Se sentó en un montón de cajas en un callejón, tomó periódicos y se envolvió las piernas, como había visto a los indigentes hacerlo cerca del Mapocho. Y ellos sí que saben. Frotó con fuerza los papeles y emprendió la marcha nuevamente. Se detuvo frente a un policía, que lo observó con desidia. Junto los dedos haciendo una figura, con gesto interrogante, pero amable. El policía lo observó y arrugando el ceño se giró para ignorarlo.

La desazón lo inundaba. Pensó en rendirse. Y cuando ya miraba hacia el cielo, abatido, divisó el reloj que se asomaba por encima de los añejos edificios rojos y comprendió que lo había logrado. Que era aquel el lugar y la hora precisa. Sintió como sus pulmones se llenaban de frescura, cómo sus ojos se inyectaban de luz y volvía a apreciar y distinguir su entorno. Las piernas dejaron de doler, se volvieron otra vez ligeras.
Estaba ahí. No era un sueño. Había recorrido un continente completo para esto. Había perdido todo lo que tenía. Y ahí estaba.

Se apoyó en las paredes mientras avanzaba, con más calma que nunca. Mientras caminaba pensaba en qué decir, aunque ya lo tenía claro desde antes de tomar ese maldito vuelo desde Santiago. Aún así, todas las palabras se desordenaron en su mente. No importaba. Llegó a los pies de la escalera, que parecía infinita, y comenzó a subir uno por uno los peldaños grises moteados por la lluvia. Tomaba pausas cortas entre cada peldaño. Inhalaba el aire que ya le sabía a esperanza. Puso las manos en la madera añosa y sólida de la puerta, empujando levemente hasta verse iluminado por el resplandor del interior. Al fin, se irguió con orgullo, se quitó el sombrero sucio y se acomodó el cabello, mientras se escuchaban palabras reverberantes por todos lados. No entendía ninguna de esas palabras. Avanzó unos metros mientras comenzaba a sentir las miradas y el murmullo de sombras difusas.  Continuó…

Cuando por fin escuchó una pausa en las frases abovedadas, carraspeó con fuerza, triunfante y abrió sus labios con la escasa potencia de vida que le restaba para decir un seco y fulminante…
” – Yo me opongo!”-


Y sintió la luz inundarlo todo y el hielo en su frente desaparecer al fin.

 

Average Rating: 4.5 out of 5 based on 180 user reviews.

In: Sesión

6 Jul 2012

Average Rating: 4.9 out of 5 based on 177 user reviews.

Cómo dijo?

No pienso poner nada autoreferente en este espacio. Para eso están las secciones con información ultra extendida sobre mi y las cosas que he hecho. Y no, no soy malas pulgas, ok? OK??

  • chotolargo@hotmail.com: Muy bueno. Para Terminar fue el mejor disco de Friccion. Pero Soda sonaba mejor y estaba con sus mej [...]
  • Cathrine: You need targeted visitors for your Enpesó la Feria Internasional del Livro!!!! | Rock me, Amadeus. [...]
  • Firman: Nice article about %BLOGTITLE%. I aeacpripte you taking the time to write about this wonderful and i [...]
  • Anjana: What a fun post to read! Family is such a blessing - a true gift from God. And I LOVE the ebmroide [...]
  • Yaneth: So glad you went to the doc. (I know I hate going to them too.)Now get alllll betetr for sures! Th [...]

Encuentrenme en...

Find it, Amadeus?

Login